Posteado por: lilianaaraujo | marzo 3, 2013

No desistas… no desistas…

En el insondable universo, la inmensa y abrumadora negrura, queda mitigada aquí y allá por un débil punto de luz que con una mayor aproximación resulta ser un poderoso sol, brillando con fuego termonuclear y calentando un pequeño volumen de espacio en torno suyo.

Allá hace millones de años, llegó un momento en que la luz solar atravesó por primera vez la capa de polvo, permitiendo que el sol, la luna y las estrellas pudieran percibirse por primera vez, si hubiera habido alguien para verlos.

Hubo un primer amanecer y un primer anochecer.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: